Galgo Afgano

El Afgano da la impresión de fuerza y dignidad, combinando velocidad y potencia con el porte orgulloso de la cabeza. Es típica la expresión oriental de los ojos, que parece escudriñar al que lo observa.

El carácter del Afgano varía considerablemente en casi todos los ejemplares, pero siempre hay una serie de rasgos que permiten compararlos y establecer un carácter general para la raza. Es un perro muy resistente y sobrio, aunque también es sensible y, por ello, capaz de lanzar una mirada de reproche hacia su amo en caso de que éste lo merezca, pero nunca se queja abiertamente. Debido a su manera de ser no soporta ser abandonado por su dueño y sería incluso capaz de fingir no reconocerlo a su vuelta a casa. Pero lo que verdaderamente caracteriza al Afgano es sin duda su altivez, su majestuosidad y su gran elegancia.
A diferencia de otras razas, el Afgano es capaz de dirigir él mismo su propia vida y no consentirá que alguien intente dominarlo sin razón alguna. Por eso este perro no es indicado para niños o personas exigentes, ya que cuando se encuentra acorralado suele atacar furiosamente.
Así pues, en rasgos generales, el Afgano es un perro perfectamente indicado para que conviva con personas liberales, que vivan y dejen vivir, solamente así se dejará peinar, tocar y tratar durante horas con infinita paciencia e indiferencia.


0 comentarios
Compartir:
Escribe tu comentario!